Cómo hacer una BUENA Mezcla de AUDIO (Errores y CONSEJOS)

¡Muy buenas producers! Hoy queremos compartir con vosotros algunas de mis técnicas y consejos favoritos para lograr una buena mezcla de audio en nuestras producciones.

La mezcla es una de las fases más importantes a la hora de producir, aunque también es una de las más difíciles, ya que requiere práctica, entrenamiento del oído y algunos conocimientos técnicos sobre sonido y frecuencias.

Una buena mezcla es un factor decisivo para que nuestro tema suene bien (especialmente en equipos profesionales). Ya podemos haber creado la canción perfecta desde el punto de vista creativo que, si mezclamos mal las diferentes pistas, podemos echar todo nuestro trabajo a perder.

Entonces, ¿qué podemos hacer para lograr un resultado profesional a la hora de mezclar nuestros tracks?

Aquí tienes una lista de conceptos, trucos y consejos que te ayudarán a llevar tus mezclas al siguiente nivel.

¿En qué consiste la mezcla de audio (en cuanto a balance de volúmenes)?

Lo primero que debemos tener claro para hacer una buena mezcla de audio es qué es exactamente eso de “mezclar”, así que empecemos por aclarar este concepto. Por “mezclar” nos referimos a equilibrar y balancear tanto los volúmenes de las diferentes pistas de nuestro tema como las frecuencias en las que cada uno de ellos debe sonar.

Es decir, a la hora de mezclar la clave está en ajustar los faders de ganancia y ecualizar correctamente las frecuencias (agudas, medias y graves) en función de cada elemento para que ocupen el espacio adecuado dentro del espectro frecuencial.

¿Cómo debemos mezclar las pistas de nuestro proyecto?

Para empezar, lo primero que debemos tener claro es en qué parte del espectro frecuencial trabaja cada elemento para que podamos eliminar las frecuencias que no nos interesan.

En las frecuencias medias y agudas solemos encontrar principalmente los hi-hats, claps y snares (y algunos elementos melódicos), mientras que las frecuencias sub y graves-medias están ocupadas por el lowend, es decir, el bajo y el bombo. En las frecuencias medias podemos encontrar melodías y ciertos elementos percusivos.

Teniendo esto claro, ya podemos empezar a cortar las frecuencias que no nos sirven con cualquier ecualizador. El EQ Eight nativo de Ableton va muy bien, aunque también puedes encontrar ecualizadores de pago muy buenos (como el Pro Q3 de Fabfilter).

¿Cuáles son los errores más comunes a la hora de mezclar?

A lo largo de los años, hemos escuchado muchos temas de los alumnos de nuestra academia y he notado que hay algunos errores de mezcla que se repiten, sobre todo entre los productores que están empezando.

Esto es a lo que debes prestar especial atención a la hora de hacer cualquier mezcla de audio:

  1. Un kick perdido o poco presente, lo cual puede deberse a que el sample no está bien elegido o que el volumen de la pista no es el adecuado.
  2. No ecualizar bien el low end.
  3. Tener los monitores a un volumen demasiado alto.
  4. Utilizar demasiado el botón de Solo y no mezclar las pistas de forma complementaria.
  5. Dejarse llevar demasiado por las reglas estandarizadas en lugar de usar nuestros oídos.
  6. Saturar el oído por dedicar demasiado tiempo a la mezcla.
  7. Limitar demasiado (sobre todo de cara a la publicación de nuestra música en plataformas de streaming).

Para entender mejor a qué nos referimos, en esta entrada del blog te cuento un poco más por qué se producen estos problemas. También tenemos un vídeo en nuestro canal de YouTube en el que mencionamos algunos de los principales errores de mezcla y producción que solemos encontrarnos:

El Balance de volúmenes es esencial para una buena mezcla de audio

Lo que siempre recomendamos es empezar por lograr un buen headroom. El headroom es el margen de maniobra que dejamos en el volumen del master para que el masterizador pueda trabajar cuando le enviemos el tema.

¿Cómo se logra un buen headroom? Nosotros solemos utilizar una técnica que consiste en bajar todos los faders al mínimo e ir subiéndolos uno a uno empezando por el bombo. De esta forma, partiremos de un buen balance de pistas que nos facilitará enormemente el trabajo de la mezcla, como explico en este vídeo:

Otras técnicas más específicas que pueden ayudarte a mantener los elementos bien balanceados es utilizar procesamientos paralelos con saturación para aumentar la ganancia sin subir el volumen, o atrasar ligeramente el golpe de ciertas percusiones para evitar que las frecuencias se solapen en el mismo punto.

Pero sin duda, lo más importante (y seguramente lo más difícil) es conseguir una buena mezcla en el low end. Ten en cuenta que el bombo y el bajo trabajan a la vez en las frecuencias graves (las que tienen una amplitud de onda más larga). Esto significa que la mezcla de estas dos pistas es delicada, y a menudo podemos cometer errores que den como resultado demasiada suciedad en el sonido.

Si estas dos pistas son las que más problemas suelen darte, aquí tienes una técnica muy sencilla que te ayudará a mezclarlas correctamente:

Profundiza más sobre cómo mezclar tus producciones

Si sientes que dominas la parte creativa del proceso de producción, pero todavía no tienes el nivel suficiente para lograr una buena mezcla y hacer que tus tracks suenen profesionales, te recomendamos que eches un vistazo a todos los cursos especializados en mezcla que ofrecemos en la Academia de Producción Online, donde puedes acceder suscribiéndote aquí.

En ellos encontrarás cursos para todos los niveles (tanto si estás empezando como si ya eres un productor avanzado) sobre ecualización, compresión y dinámica, mezcla mid/side, mezcla top down y clases de mezcla específicas para diferentes géneros de música electrónica.

Hazte Miembro PRO hoy mismo y accede a los más de 924 vídeos sobre producción, mezcla, masterización y promoción musical de nuestros cursos, así como a todo tipo de recursos gratuitos (plugins, racks, proyectos de Ableton, etc.).

¡Nos vemos en las clases!